¿Y quién soy yo?


blogg-2Me llamo Edmundo Lacayo Parajón, mis exalumnos me dicen “Mundo”. Soy Psicólogo Ψ desde hace ya un poco más de 30 años. Si bien mi experiencia profesional gira en torno a las áreas de la Psicología de la Educación y de la Psicología Clínica, he experimentado en otras ciencias y áreas y creo que el balance es más positivo que negativo. Dicen los que me conocen, que “me sale fácil el escribir”, que tengo don de gente (¡clase´carreta!) y otras vainas más. No sé si me estaban “chafeando”, “vacilando” o qué, pero me creí todas esas vainas, agarré la vara y me puse a escribir. Y me metí a camisas de 11 varas por baboso. Esta babosada de plugins, htlm, y demás chocheras de esta web me está comiendo. Me está costando 1 y la mitad del otro…

¿Para qué, por qué escribo? Bueno, la cosa es que tengo ya 2 años de pertenecer al Ejército (de desempleados de este paupérrimo país), o como yo digo: “Soy Jubilado sin Pensión”. Metí chorrocientos currículos a un pijazo de lugares (la mayoría no responde y cuando lo hacen te dicen: “lindo currículo, pero no es el que buscamos”). Al no obtener respuestas a mis solicitudes me propuse escribir sobre lo que sé, lo que pienso y lo que siento. Sin intención de dar cátedra a nadie ni con el afán de imponer mis ideas. Además, sin verle la cara de amargura al jefe o jefa (que es lo común en mi carrera), sin planificar clases, sin corregir trabajos y exámenes y, lo más tuani: “haciendo lo que me gusta y lo que me da la gana sin rendirle explicaciones a ese tipo de personas”.

Me considero a mí mismo como “un hombre común y silvestre, o  como diría mi hija Samanta Isabel (colega mía además): “soy un hombre/padre perfectamente imperfecto”siendo primero “persona” antes que psicólogo, con un montón de vicios y virtudes que no me hacen sentir menos. Me siento orgulloso de mi persona, de mi vida, de mi profesión, de mi esposa, de mis cuatro hijas y de mi nación. Sabiendo que a muchas personas no les agrado, a otro tanto sí, y a otro montón le soy indiferente. ¡Así es la vida!

Mi visión de la Psicología no siempre coincide con la de la mayoría de mis colegas, (salao pescao), pero eso no es mi problema, es el de ellos. Pienso que mi carrera debe dejar de hablar tantas babosadas y empezar a construir un nuevo Paradigma de nuestra profesión para este país. Dejar de copiar todo lo extranjero y moldearse a sí misma. Más práctica y menos teoría en las aulas. Entrenar para la realidad, no para los empresarios, menos para los banqueros.

Dentro del quehacer propio de mi profesión se supone que debo autoanalizarme y buscar despojarme de “mis traumas” ¡Uppss! (Sí, los profesionales de la Psicología también somos defectuosos), pero nunca me exigieron que pasara con otro colega, si acaso lo hice fue porque lo creí necesario.   Así que, ¡sorry!, por la decepción.

Pienso que vale más tener amigos que billetes; contar con mi familia que con trabajo; tener a mi lado a la Mujer Maravilla (mi esposa), sentir la ternura de mis hijas y mis nietos que mansiones y carros. Quizás por eso soy palmado. ¡Y qué!

Basado en esa mi historia personal, en mi vida y motivado por el reciente fallecimiento de mi madre (mi complejo de Edipo no resuelto), decidí lanzarme sin paracaídas a este mundo de “los bloggers”, aunque mis contemporáneos me advierten que es el mundo de los “milleniums”, de las generaciones “Y” y “Z”. No tengo idea de un montón de vainas que estos majes dominan desde que estaban en las panzas de sus mamas, pero igual, ¡Me lanzo! En el camino veré cómo acomodo la albarda.

Además, ¡Pregúntenme si me importa.!

Así que si no te molesta, tengo que seguir pensando qué temas abordar o qué respuesta dar a quienes me han contactado. Nos vemos  al  round…

De qué trata este asunto