¿Qué es el Acoso Escolar?


Es una realidad que sufren niños, niñas, adolescentes y jóvenes en todo el mundo. Afecta su bienestar, su desarrollo y el ejercicio de sus derechos y responsabilidades. Atender las situaciones de Acoso Escolar en el ambiente educativo, exige un esfuerzo coordinado y articulado de asignación de tiempo, recursos, tareas y responsabilidades de todas y todos los actores de la comunidad educativa e instituciones responsables de la atención de la población infanto-juvenil. Para lo que se necesita una ruta de procedimientos.

Es una forma de violencia, discriminación y negación de los derechos.

¿Cuáles son las condiciones del Acoso Escolar?

Para que una situación de violencia responda al concepto de Acoso Escolar debe presentar las características siguientes:

  • Es intencional: de uno/a o varios/as compañeros/as hacia otro/a para causar dolor y sufrimiento.
  • Relación desigual o desequilibrio de poder: la víctima se percibe vulnerable, desprotegida y sin los recursos del agresor o de la agresora.
  • Se da repetida y continuamente, no es un episodio aislado.
  • Se da en una relación de pares o iguales (entre estudiantes).

Puede manifestarse dentro o fuera del centro educativo. Y el Centro Educativo debe intervenir, debe aplicar estrategias o procedimientos que pretenden intervenir con acciones o metodologías concretas para evitar el Acoso Escolar, promoviendo una convivencia de calidad y respeto, fortaleciendo la autoestima y aprendiendo a resolver conflictos de forma constructiva; es decir, pensando, dialogando y negociando, poniendo límites claros a patrones de conducta relacionados con el Acoso Escolar. Una comunidad educativa previene el Acoso Escolar cuando aprende, construye y vive la cultura de paz, al promover el ejercicio de los derechos en la convivencia, rechazar y prevenir la violencia entre pares, tratando de atacar sus causas.

El Acoso Escolar y sus Consecuencias

elena carboneEn las Víctimas

El estudiante o la estudiante que es violentado y se encuentra en la posición de víctima, puede poseer características diferentes al resto del grupo, las cuales son utilizadas por el estudiante o la estudiante que agrede para generar el bullying. Por ejemplo, algunas de estas características pueden ser:

  • Color de piel, estatura, peso, tipo de cabello.
  • Intereses particulares: hobbies, música, forma de vestir, juguetes, juegos y deportes.
  • Rendimiento académico: muy inteligente o con malas notas.
  • Nacionalidad, religión, situación socio-económica.
  • Algún tipo de discapacidad o situación de salud: aparato de corrección visual, dental u ortopédica.
  • Identidad de género u orientación sexual.
  • Por las personas con las que se relaciona.
  • Porque se cree que es el preferido o por ser más regañado, o señalado por la maestra/o, profesor/a.

Puede sufrir:

  • Impacto en su salud física: Algunas de las consecuencias, pueden ser, aunque no de manera exclusiva, las siguientes: trastorno de sueño, alimentación, problemas digestivos, dolor de cabeza, fatiga y agotamiento, entre otros.
  • Consecuencias psicológicas: Inestabilidad nerviosa, tiene sentimientos de insatisfacción, miedo, soledad, inseguridad, abandono, desconfianza en sí mismo/a.
  • Impacto en las relaciones familiares y sociales: Es poco comunicativo. Podría tener una pobre red de apoyo.
  • Consecuencias en la vida escolar: desmotivación, desinterés y falta de atención en las clases, bajo rendimiento académico, deserción escolar, puede presentar rechazo hacia su centro educativo.
  • Conductas extremas: en estado avanzado del bullying, puede tender a la agresión hacia sí mismo/a o el victimario y, en el extremo, puede llegar a auto infligirse daño e incluso al suicidio.
  • Culpabilización, relativa a la reacción que tienen algunas familias, profesorado y centros educativos de achacar a la víctima la culpa del problema con expresiones tales como: “El problema ha sido tuyo”, “Seguramente no has manejado bien las cosas”, “Algo habrás hecho para que te traten así”, “El problema es que los provocas” y otras similares”.

En el Acosador

  • Es jochador/a, se burla, tiene una actitud excluyente, es manipulador/a.
  • Es posible que haya sido testigo de algún tipo de violencia en el ámbito familiar, educativo y comunal, por lo que la violencia es una conducta aprendida y erróneamente percibida como normal.
  • Tiene influencia sobre otras personas. Puede ser líder/esa y su poder es validado dentro del grupo. (“El o la popular del grupo)
  • Es impulsivo/a y confrontativo/a, carece de empatía y se le dificulta el autocontrol. No tienen tolerancia a la frustración.
  • No tiene amigos/as, sino seguidores/as que le tienen miedo y/o lo respetan.
  • Tiene una promesa de protección para sus seguidores/ as.
  • No selecciona a la víctima al azar.

Puede sufrir:

  • Tiene una confusión en sus valores morales y no diferencia el bien del mal.
  • Puede practicar ausentismo escolar, dificultad para seguir normas y aceptar la autoridad, y en general no afronta sus responsabilidades, presenta problemas de disciplina.
  • Llega a la insensibilidad, falta de empatía: no siente remordimiento por sus acciones en contra de sus compañeros/ as, es incapaz de comprender el sufrimiento que provoca.

Estudiantes observadores

adiactiva.com.mxHay dos tipos de estudiantes observadores y por lo general presentan las siguientes características:

  • Quien apoya al estudiante que violenta: reconoce y refuerza la acción del agresor incluso lo pueden llegar a apoyar abiertamente.
  • No ven el impacto del daño que se le está haciendo a la víctima.
  • Quien reprueba, pero no hace nada, se siente impotente o tiene temor a ser víctima. Tienen miedo de lo que pueda pasarles por hablar o denunciar.

Al estar involucrados directa o indirectamente, las y los estudiantes observadores pueden sufrir las siguientes consecuencias:

  • Se acostumbran a la presencia y espectáculo del Acoso como un hecho cotidiano y aceptado.
  • Pueden terminar creyendo que la violencia es una forma aceptada de relacionarse.
  • Son víctimas indirectas de la situación de Acoso y pueden llegar a comportarse, manifestar y sufrir las mismas consecuencias del agresor o de la víctima.

La o el estudiante observador tiene el poder de parar, denunciar las situaciones de Acoso.

Una intervención del Colegio centrada exclusivamente en el agresor y/o en la víctima, produce en muchas ocasiones efectos negativos. Culpabiliza a los protagonistas, a la vez que libera de responsabilidad a los demás miembros del grupo, olvidando que son precisamente éstos los que tienen capacidad para mantener o inhibir esta violencia. Al tratarse de un fenómeno relacional cualquier intervención debe atender al agresor, a la víctima, a los compañeros y al entorno.

Tomado de: Protocolo de actuación en situaciones de bullying. Ministerio de Educación Pública, Dirección de Vida Estudiantil, MEP Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia UNICEF San José, Costa Rica Primera Edición, octubre 2015.

Si querés conocer más de otros temas importantes para la educación de tus hijos y de vos mismo
Suscribite a mis boletines

¡No te perdás ninguno!

La Familia, la elección de pareja y más. muchos más.

Te garantizo que no voy a saturar tu buzón a cada rato ni te invadiré con Spam.

Tus datos no serán compartidos ni divulgados.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *