La Educación Bilingüe en Nicaragua


Cómo elegir un buen colegio sin ser estafados ni morir en el intento

Ahora que el Gobierno de Nicaragua ha decretado que impulsará la enseñanza del idioma inglés en todos los colegios públicos de país, no puedo dejar de pensar en la compleja tarea que se les avecina, sin con la enseñanza de la matemática y el español no atinan una, ¿qué tal con el Inglissshh?

Pero bien, esa es harina de otro costal, que tal vez y sólo tal vez, me den ganas de analizar más adelante.

Ahorita lo que quisiera abordar es el desproporcional aumento de los mal llamados “Colegios Bilingües” en el país, y lo fácil que caen el montón de papas y mamas en la trampa que les montan. ¡Sí!, leíste muy bien, “la trampa”. Porque con enseñarle los colores a los niños y adolescentes, con que medio declamen un “puema in Inglisshh”, no significa que sepan hablar este idioma.

No puedo negar que hay unos cuantos que “le hacen güevo” y tratan de que sus estudiantes al menos platiquen lo más adecuadamente en inglés. Pero la mayoría… ¡pa´que te cuento!

Lo más triste de esto es ver cómo esos papas y mamas defienden a capa y espada a los colegios esos, llegando a decir que “son de los mejores” (¿WTF?). Pero si ahondamos en lo que ocurre con estos pobres incautos veremos que sus hijitos son de aquellos a los cuales algunos de mis colegas les pondrían el fierro diagnóstico de “Trastorno de Déficit de Atención con o sin Hiperactividad” y que han sido declarados “non gratos” en otros centros, así que el famoso colegito bilingüe puede ser la última oportunidad para que su queridísimo hijo o hija, obtenga el cartoncito de “bachiburro”, bachiller. Obvio, por tanto, que defiendan el hueso. Menos mal que son unos cuantos, pero lo llamativo es cómo se reúnen en un mismo centro el pijazal de padres con este tipo de situaciones.

Tampoco puedo negar que hay familias honestas e ingenuas, que por razones diversas optan por estos colegios de garaje o zaguán sin conocer a fondo lo que ocurre dentro de ellos y sus avaros propietarios, que sin saber mucho de pedagogía instalan un centro educativo con el beneplácito de las autoridades del MINED. Con tal que paguen y asistan a los TEPCE. ¡No hay problema Willy!  in inglisssh, “no problema”.

Buscando y buscando en la güeg criterios e indicadores para poder reconocer a un verdadero colegio bilingüe, pude encontrar poquísimo al respecto, pero te dejo un resumen interesante de algunas claves que nos da Patricia Núñez de Arenas sobre este relajito (al final te pongo el link para que leas completito el material).

10 claves para elegir el mejor colegio bilingüe para tu hijo

La autora señala lo difícil que es elegir el mejor colegio bilingüe para tu hijo, recomienda conocer el Proyecto Educativo del centro (quisiera saber cuántos de esos colegios chambrines cuentan con un verdadero proyecto de esta naturaleza, no el que le entregan al MINED, sino el que guía sus principios institucionales (que no sea robado de la interneg, como hacen otro tanto). La señora esta nos regala 10 ideotas (o tips, si te gusta estar a tono con el inglissshh).

  1. Unidad del equipo educativo. Dicho en nicañol, que todos los maestros estén en la jugada, involucrados en la enseñanza de esa lengua. Desde el mero mero hasta el ticher de Educación Física, de Religión, de Cívica, etc.

  2. Docentes con un buen nivel de inglés. Que pronuncien a como se debe, que estén debidamente acreditados por un centro de Enseñanza del Inglés de los de a de veras, no por el de la escuelita del barrio que puso el vecino porque no tenía pegue. Lo mejor sería que haya aprobado el bendito Tofel (¡Éxiiitooo!), sólo así tu chatel hablará a como se debe. A eso hay que agregar el que dicho ticher también sepa de la asignatura que imparte. En varios de estas schoolitas de garaje, con tal que hablés inglissshh ya podés impartir cualquier asignatura, aunque no sepás ni jota de la misma

  3. Formación continua de los docentes. Además de exigir un buen nivel de inglés al equipo docente, es necesario que el centro se encargue de que los profesores tengan una formación constante y sistemática en todos los aspectos. Aparte, los profesores deben estar formados sobre muchos otros aspectos.

  4. Los avances en las aulas, La tecnologiya pues, habla la doña de las pizarras digitales y Otras Hierbas Aromáticas, que no servirán de nada si el ticher no es capacitado en el uso de las mismas y supervisado periódicamente. Acá en Nicoya podemos ver el uso de los famosos datashows, que han convertido las aulas en verdaderos “Karaokes” pedagógicos.

  5. Profesores nacionales y profesores nativos (de la lengua que se imparte). Esta combinación es la más adecuada para el proceso de enseñanza y aprendizaje. Sobre todo para los que empiezan a conocerla, si les cuesta, ai ta el ticher que palabreya en español para preguntarle las dudas.

  6. Auxiliares nativos en el aula. Un ticher de los chelitos que apoyará al profesor de la asignatura cuando se le lengua la traba, mejorando la pronunciación, la comprensión y la gramática de los cipotes. Esa mezcla es un buen cóctel de aprendizaje.

  7. Importante presencia del inglés en los horarios escolares. Tenés que revisar cuántas veces a la semana tu hijo va a recibir las distintas clases de Inglés, cuántas horas recibirá clases de otras asignaturas en inglés te puede indicar por onde anda la venada en este rollo. Si recibe 4 horas a la semana, ¡tamos jodidos! Si encima se las da uno que salió quién sabe de qué escuelita, peor la necesidad. Es como juntar el hambre con las ganas de comer. Acordate que pagás un verbo de biyuyos para que tus cipotes parlen mejor que Trump, no para que salgan trompudos.

  8. Un método común de aprendizaje. Todos los maestros enseñamos según nos sea enseñado o a lo que elojodió, pero en este caso el Colegio debe contar con su propio Método de enseñanza del Inglés y que los maestros lo conozcan y lo apliquen. Que además, a vos te den un papelito que te diga de qué se trata la chochera esa y cómo podés apoyar a tu hijo. Más de baboso si te dejás dar atol con el dedo.

  9. El inglés en la vida cotidiana. Comprobá que en el susodicho colegio se hable Inglés hasta para pedir el papel higiénico en el baño. De nada sirve que te repitan como lora los conceptos de Ciencias o de Biología, si en la calle nadie sabe ni las operaciones básicas de matemática. Cuando visités el colegio fíjate si los estudiantes hablan entre sí y con los adultos en inglés, ese es un buen indicador de que se promueve el “Inglés Total”, a como lo llamo.

  10. Lectura de textos en inglés. Convertir la lectura en inglés en un hábito debe ser otro de los objetivos del colegio. Si los niños se acostumbran a leer en inglés ampliarán su vocabulario y la comprensión de textos y, además, se llevarán este hábito adquirido a casa, donde deberán seguir fomentándolo.

  11. Evaluación acreditada. Si revisás la página web de la EMBAJAUSA, podrás ver que tienen un listado de colegios bilingües. Los majes dicen que no implica que los avalen, y que no son los únicos, pero… ¡Al entendido, por señas! Cuando revisás las páginas oficiales de todos esos centros de la lista, podrás encontrar que tienen algún colegio “amigo” que los respalda. Otros hasta tienen convenios de intercambio, convenios con universidades, etc. O sea güey, que tu chatel puede irse a la Yunai a continuar sus estudios sin muchos clavos.

Si te interesa leer el artículo de la broder, ahí te pongo el link, para que veya mi estimado, que no son chafas.

http://www.hacerfamilia.com/educacion/noticia-siete-claves-saber-si-colegio-hijo-mejor-opcion-ensenanza-idioma-20120426045055.html

Otras cosas que debés tomar en cuenta para elegir un colegio bilingüe

Esto ya es mío, miyito mío de mi propiedad, no de la broder de antes.

  • Comprobá la antigüedad del colegio, aunque no es un criterio válido en todos los casos, mientras más experiencia tenga, mucho mejor. Aunque sé de uno que fue fundado en 1999 y hasta la fecha no pasa de alquilar locales, no llega ni a 100 alumnos y nadie sabe que existe. Pero se anuncia como “Colegio Bilingüe que te entrena para pasar el bendito Examen del Toefl”.
  • Mirá las aulas donde va a estudiar tu chatel. Conozco uno que cuando pasás por las aulas parecen gallineros de patio, 15 cipotes amotetados en un local de 4×2 m. Los pobrecitos sudando como condenados a muerte (pese a los papalotes guindados en la pared), ni caminar pueden porque terminan machucándose entre ellos o chocando con las mochilas tiradas en el piso. Según la UNESCO las medidas de un aula deben ser, mínimo, las de 2×2 mts. por estudiante, sin meter el espacio para el docente y sus muebles. ¡Ta tal manito! Hasta el MINED cumple con esos estándares.
  • Mirá la biblioteca, fíjate si está actualizada, si cuenta con libros modernos y es accesible para los padres también.
  • Curioseá en la sala de computación. Echale un ojito a las máquinas, para ver si son de las que trajo Colón o están más o menos actualizadas. Mirá si están trabajando en el uso de algún programa o sólo están jugando Angry Birds.
  • Mirá las canchas deportivas, que no sean patios de tierra con dos palos sembrados y un teacher improvisado. En el colegio que te decía antes, el chofer del dueño, hace también el recorrido escolar, da mantenimiento al colegio y… ¡taram! Es el profesor de Educación Física. (Aténtico Güicho)
  • Cierto que el costo de este tipo de educación le zumba, pero si te cobran 100 lolos por un gallinero, aunque sea el único que acepte a tu hijo por insoportable, ¡Te están estafando broder! En ese colegio que te menciono, te cobran 100 lolos por mes. Ahí te dejo la foto del “pabellón de secundaria”.

¿Pagarías 100 dólares al mes para que tu hijo estudie en este gallinero?

Si querés que tus chigüines espiqueen in inglisshh, quizás te sale más mejor y menos pior buscar una Academia de las regulares para que aprendan lo básico y después le pagás el curso en una Universidad seria (no de las de garaje, que son un chimbo también). O te vas a las Academias antiguas, que aunque son carísimas, son legítimas.

Comprobá si el Colegio Bilingüe de tus hijos se acerca y/o busca acercarse a ese ideal que te describo arriba. Si no es así, empezá a buscar otro que sí lo haga. Estás pagando por un servicio y tenés derecho a exigir que te den lo que ofrecen.

Si querés conocer más de otros temas importantes para la educación de tus hijos y de vos mismo
Suscribite a mis boletines

¡No te perdás ninguno!

La Familia, la elección de pareja y más. muchos más.

Te garantizo que no voy a saturar tu buzón a cada rato ni te invadiré con Spam.

Tus datos no serán compartidos ni divulgados.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *