De qué hablar antes de Casarse


En junio del 2009 publiqué este artículo en el Nuevo Diario con el título de “La plática que deben tener antes de la boda”, hoy lo replico para recordarles a muchos y muchas sobre este delicado tema que nadie desea enfrentar.

En el ejercicio de mi profesión, he sido testigo de la mala preparación que las personas tienen en lo que concierne a la conformación de su vida de pareja. Aspectos tan esenciales que deben ser discutidos, ni siquiera son tomados en cuenta antes de decidir si vale la pena o no juntarse con otra persona. La vida de pareja no es como en las películas o telenovelas: y… ¡vivieron felices para siempre!

Ser pareja, hacer vida de pareja, convivir como pareja, no es chiche. Requiere mucha voluntad, deseos de superarse y vivir en plenitud con la otra persona, que se supone que amamos. Sin embargo, hay que reconocer que la realidad es otra y yo les recomiendo que justo ahora que están pensando en su boda y aún están llenos de ilusión y amor, se sienten a platicar algunos temas importantes para que, cuando ya sean un matrimonio formal (casados o no) y se enfrenten a la realidad del matrimonio y la vida cotidiana, puedan solucionar de manera adecuada y sana las diferencias que puedan surgir en el camino, sin generar discusiones y distanciamientos que lleven al fracaso todos sus sueños. Este tipo de plática les servirá para que ambos conozcan si están en la misma frecuencia, en el mismo canal, y puedan ir elaborando un proyecto de vida sólido.

Platiquen de manera abierta y respetuosa lo siguiente…

  1. ¿Cómo van a manejar el tiempo libre? El matrimonio no significa que tengan que estar pegados las 24 horas. Es importante que cada uno mantenga su independencia y pueda tener su tiempo con los amigos, para ir al gimnasio, al salón de belleza, para estar solo en su espacio, para el cafecito, etc. Es muy importante que se extrañen mutuamente.

  2. ¿Cuántos hijos van a tener? Éste es un tema muy importante que debe tocarse antes de la boda para que quede bien establecido y sobretodo que ambos estén de acuerdo. Aquí debe incluirse el o los tipos de métodos anticonceptivos a utilizar. Los esfuerzos formativos y educativos para con los hijos (colegio a escoger, asistencia a reuniones de padres de familia, apoyo en casa, etc.). Si desde ya logran tener un acuerdo, un frente común frente a las dificultades que conlleva la educación de los hijos e hijas, les aseguro que el margen de error será mucho menor que si lo dejan al azar o a las buenas intenciones.

  3. ¿Cuánto tiempo van a compartir como pareja? En esta parte deben definir cuánto tiempo quieren estar juntos ustedes dos solos antes de empezar a formar una familia, ¿un año, dos, tres? etc. Yo recomiendo que los hijos aparezcan hasta que agoten la etapa de adaptación como pareja. Esto evitará que uno de los miembros se sienta excluido o abandonado por el otro. También es muy importante que compartan qué es lo que quieren hacer antes de tener hijos, ya que después se vuelve más difícil. Nunca está de más hablar también del tiempo que compartirán como pareja, cómo, cuándo, dónde, con quiénes estarán. Lo que esperan el uno del otro, las necesidades que creen les suplirá su cónyuge. (Recuerden que aquí no sirve creer aquello de que, por estar enamorados el uno del otro, o por tener “X” tiempo de convivir juntos, la pareja “debe adivinar lo que siento y pienso”, “lo que me gusta o no”.

  4. ¿Las familias de origen cada uno? Aquí depende de qué tan unidos sean los dos a sus familias de origen, ¿cómo van a celebrar los días festivos, cumpleaños y demás celebraciones que se presenten? (Navidad y Año Nuevo). Deben discutir cómo serán esas relaciones, hasta dónde van a permitir que ellos se involucren en la vida de la pareja. Cómo manejarán los conflictos que de ahí se deriven (recomiendo que lo hagan en privado, no delante de los demás ni buscando aliados en las diferencias).

  5. ¿Y la plata? Aquí debe quedar establecido si van a tener cuentas juntas o separadas, quién va a pagar qué, quién se va a encargar de la administración de la casa, cuánto se va a gastar en diversión y cada cuánto, cómo manejarán los bienes propios y compartidos, el ahorro, los seguros médicos y de vida, testamentos, vivienda propia o alquilada, etc. No olviden discutir el uso de las tarjetas de crédito, si van a tener cada uno la suya o una sola.

Recuerden que la comunicación es la base de toda relación y debe realizarse siempre, respetando el punto de vista del otro, sin tomarse las cosas como algo personal, sin ofensas y haciéndolo de la manera más clara para evitar malos entendidos. Tratando de abordar un problema a la vez, no todos consecutivamente.

En una relación de pareja existen tres instancias:

Yo – Vos – Nosotros

Respetar el espacio y necesidades de cada uno es la base que sustenta el funcionamiento de ese subsistema conocido como pareja, base de la familia.

Para que no te quedés enchilado, estoy preparando otro material para que esté disponible aquí en el blog y podás descargarlo gratis, sí, G R A T I S. Sólo tendrías que suscribirte para bajarlo.

Te lo voy a tener listo para antes de la semana zángana y que podás recrearte sanamente, sin guaro. ¡Acordate que vos no podés resucitar al tercer día brother!

Si querés conocer más de otros temas importantes para la educación de tus hijos y de vos mismo
Suscribite a mis boletines

¡No te perdás ninguno!

La Familia, la elección de pareja y más. muchos más.

Te garantizo que no voy a saturar tu buzón a cada rato ni te invadiré con Spam.

Tus datos no serán compartidos ni divulgados.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *