Arroz con Mango


arroz-con-mango-okQuedaba pendiente el explicar este asunto y por eso esta página estaba en blanco. Así que aquí les cuento de lo que pienso que puede caber en esta categoría cuando publique algo.

Cuando hablamos de “Arroz con Mango” en Nicaragua, por lo general nos referimos a una situación específica que está más enredada que las conexiones del árbol de navidad en diciembre. Un “semerendo” (no sé si se escribe así, sorry) relajo que no tiene ni pies ni cabeza. La vaina está en que yo no sabía que en algunos países es un postre exquisito cuyas recetas se encuentran en la Internet (Venezuela, Costa Rica y hasta Tailandia).

Ni idea tengo del sabor que esa vaina debe tener, pero las fotos indican que lo comen con mango verde o maduro, ¡Guácala!

Pero bien, volviendo a mi intención, tengo que confesar que al revisar algunas de mis ideas sobre posibles temas a publicar en esta categoría, comprendí que iba a caminar “sobre el filo de la navaja”, sobre “la delgada línea roja” que separa lo racional de lo irracional. Quizás llegando a caer en el estilo que encontramos constantemente en las publicaciones del Facebook, que tienden al escándalo, al morbo, al relajo; que invitan al linchamiento, a “echarle la vaca” a algún cristiano. Como quien dice, casi casi como los Telenoticieros.

Y les puedo asegurar que “la estoy pensando”. Espero no embarrarla con cosas que puedan oler a podrido o a cadáver. Trataré de cuidar mucho esto, pero no les garantizo nada.

Mis intenciones al crear este blog: “Psicología y Otras Hierbas Aromáticas” era el de expresar mis ideas, mis experiencias, mis reflexiones sobre cosas que he vivido, que he aprendido y que domino por mi profesión. Así que si empiezo a orinar fuera del Guacal, ya saben que tienen que “jalarme la chaqueta” para que enderece el rumbo.

Eso sí, como dicen allaaaaaaá, por el lado del Tuma-La Dalia: “Voy a hacerle capricho”.